article3

                             

FALSO VERDAD
El bronceado es saludable El bronceado es una forma de defensa del organismo contra los daños adicionales por la radiación UV.
El bronceado te protege del sol Un bronceado intenso en personas de piel clara solo ofrece una protección escasa, equivalente a un FPS (Factor de Protección Solar) alrededor de 4.
En días nubosos no te quemas Hasta el 80% de la radiación UV solar puede atravesar la nubosidad poco densa. La neblina de la atmósfera puede incluso aumentar la exposición a la radiación UV.
Estando en el agua no te quemas El agua proporciona una protección mínima contra la radiación UV y los reflejos del agua pueden aumentar la exposición.
Durante el invierno la radiación UV no es peligrosa La radiación UV es generalmente menor durante los meses de invierno, pero la reflexión en la nieve puede duplicar la exposición total, especialmente a altitudes elevadas. Sea particularmente precavido a comienzos de la primavera, cuando las temperaturas son bajas pero los rayos del sol son más fuertes de lo que se podría esperar.
Las cremas protectoras permiten tomar el sol mucho más tiempo Las cremas de protección solar no deben utilizarse para aumentar el tiempo de exposición al sol, sino para aumentar la protección cuando la exposición es inevitable. La protección que proporcionan depende en gran medida de si se aplican correctamente.
Si realizas descansos periódicos al tomar el sol no te quemas La exposición a la radiación UV se acumula a lo largo del día.
Si uno no siente el calor de los rayos del sol nos se quemará Las quemaduras solares se deben a la exposición a rayos UV imperceptibles. El efecto térmico se debe a la radiación infrarroja del sol y no a la radiación UV.

 

Fuente: Organización Mundial de Salud